La seguridad de las claves o password, también es cuestión de niñ@s.

En la actualidad de este mundo hiperconectado, siempre se resalta  la importancia de construir una contraseña segura y robusta para evitar que terceros no autorizados tengan acceso a nuestros principales servicios en linea (e-mail, RRSS). Existe una regla casi universal, el cual debemos tener siempre presente al elegir nuestra contraseña: “Debe ser fácil de recordar, pero difícil de adivinar”. Aunado a ello debemos mencionar el complemento sobre la extensión (largo) de la contraseña seleccionada así como la combinación de caracteres alfanuméricos. Todo parece sencillo, solo se requiere un poco de ingenio y madurez, para un adulto no debería resultar nada complicado… pero los adultos no somos los únicos que utilizamos contraseñas… los pequeños también.

NIÑOS/AS Y ADOLESCENTES VS. CONTRASEÑAS.

Particularmente siempre he considerado que la fortaleza de las contraseñas, esta íntimamente relacionada con la madurez digital de los usuarios, y es allí cuando entramos en un aspecto que preocupa mucho, y es sobre la suficiente madurez digital de los chicos para construir una contraseña “fácil de recordar, pero difícil de adivinar”.

En las diferentes charlas que he dictado en colegios, los chicos “inocentemente” me manifiestan que sus contraseñas están relacionadas a datos personales (nombres, cédula de identidad, fecha de nacimiento, nombre de padres, mascotas, entre otros), datos que fácilmente se pueden obtener con una simple visita a su perfil de Facebook, que para colmo está indebidamente configurado en cuanto a Privacidad.

La curiosidad me invade por conocer los motivos de su (peligrosa) elección: ¿Porqué sus datos personales?… a lo que la mayoría responde: “Por que son más fácil de recordar“.

Los principales servicios on-line utilizados por los niños, niñas y adolescentes son: Redes Sociales y correo electrónicos. Muchos tienen de 2 a 3 correos, y varios perfiles en las distintas RRSS (Facebook, Twitter, Instagram), y saben que? Casi todos utilizan la misma contraseña para acceder a dichos servicios… una locura total!.

Los niños y adolescentes poco perciben los peligros cuando navegan en la red, y eso se debe principalmente al desconocimiento de los múltiples riesgos que se encuentran en Internet. Cuando crean una cuenta de e-mail, o se dan de alta en alguna red social, poco les importa la seguridad de la contraseña, e incluso asumen de que “nadie va a querer hackearme mi Facebook”.

Es sumamente importante educar a los más pequeños en estos temas elementales, digamos casi de básica, en cuanto a la seguridad de la información. Debemos asegurarnos que nuestros hijos estén conscientes del peligro que representa elegir una contraseña débil y como dicha elección podría perjudicarlos. Debemos fomentarles la cultura de la seguridad de la información personal, y de la importancia que esto tiene para su presente y futuro.

Los ciberdepredadores sexuales, saben de éstas erradas elecciones por parte de los menores de edad, y saben también que los chicos aceptan toda invitación de amistad que reciben, entonces con una simple ingeniería social, los ciberdepredadores pueden obtener en cuestión de escasos minutos la contraseña o password de los pequeñines.

Si queremos enseñar a los niños y adolescentes a proteger sus datos personales en la red, lo básico es enseñarles como crear una contraseña segura.

CONTRASEÑAS PARA LOS PEQUEÑINES

Considero que no existen reglas para crear contraseñas para adultos y otras reglas para los niños, a la final debemos ceñirnos por reglas comunes, ya que el objetivo deseado es el mismo para todos: Proteger la información personal.

Hay casos donde las contraseñas de los más pequeños serán administradas por su padres, quienes (presumimos) tienen mayor “madurez digital” para crear un pass lo suficientemente fuerte. Asimismo, tenemos a los jóvenes más grandesitos quienes administran sus propias contraseñas, y es a ellos a quienes quiero compartirles estas sugerencias:

QUE NO DEBES HACER:

1) NUNCA coloques datos personales, como nombres apellidos, fecha de nacimiento, números de teléfonos, documento de identificación, direcciones, nombre de mascota, nombres de los padres o familiares.

2) NUNCA utilices la misma contraseña para diferentes sitios web.

3) NUNCA utilices “12345”, “Password”, “QWERTY”, son las primeras que consultan los ciberdepredadores en Internet.

4) NUNCA anotes o guardes tus contraseñas en archivos digital dentro de tu PC.

5) NUNCA pero NUNCA, teclees tu contraseña en cualquier dispositivo, siempre cerciórate de la seguridad del equipo donde colocaras tus contraseñas.

QUE DEBES HACER:

1) Utiliza contraseñas de 8 o más caracteres, que combine letras, números, MAYÚSCULAS – minúsculas y símbolos.

2) Prueba con frases largas que te sean muy familiares, tomando las iniciales de cada palabra para crear tu password o contraseña, ejem: “Mis 2 amigos Juan y Luisa siempre están conmigo” Pass: “M2aJyLsec.

3) Utiliza una contraseña distinta por cada sitio o servicio web que utilices.Estas son las reglas básicas, pero recuerda que no hay contraseña 100% invulnerable, todo dependerá de que tanto la cuides.

REPERCUSIONES DE UNA CLAVE MAL ESTRUCTURADA

Los jóvenes publican e intercambian mucha información personal a través de las diferentes plataformas virtuales, puede tratarse de información tan común como estudios, actividades escolares, hobbys y otros, pero también suelen intercambiar datos como fotos o vídeos íntimos, cuestión que podría ser peligroso y atentaría contra su integridad física y psicológica, si llegase a caer en manos equivocadas.
Cuando un niño, niña o adolescente utiliza una clave débil en sus RRSS o correos electrónicos, no solo se exponen al riesgo de que sea descubierta por un ciberdepredador sexual, si no también puede ser objeto de bromas pesadas por parte de compañeros de clases, y/o amigos del vecindario, pudiendo permitir de esta manera ser objeto de acciones como: Ciberbullying, Cibergrooming, Usurpación de identidad digital, Porno Infantil, violación a la intimidad y privacidad, entre otros.Es así como la formación y educación a temprana edad en temas de protección de datos personales, es vital para asegurarnos que nuestros niños y niñas de hoy estén protegidos, y se desarrollen con una cultura digital sana y segura.

Hasta la próxima

Deja un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of
Scroll hacia arriba

Pin It on Pinterest